martes, junio 13, 2006

Trabajo (desvarío de un parado)


Llevo como cosa de un mes en el paro y de verdad que no esperaba que tan pronto me llamaran para un trabajo. El jueves pasado recibí una llamada de la oficina del paro, eso es lo que debe ser el trato personalizado, y me comunicaban que debía pasarme por allí para recoger una oferta de trabajo. Así lo hice. La funcionaria que me atendió me entregó un papel el cual debía presentar en la empresa que ofertaba el trabajo. Cuando la pregunte de qué tipo de trabajo se trataba, esta muchacha se hizo la sueca. Vamos que no soltó prenda y sólo se digno a decir que presentara en la dirección indicada al día siguiente en la hora indicada.
Bueno, pues así lo hice. Realmente me da igual cualquier trabajo, desde los catorce años llevo dándole al callo y he hecho de todo, sin miedo a nada ni a doblar el espinazo o ensuciarme las manos. Cuando llegue a la empresa indicada en el papel, observe que se trataba de una de construcción y ya imagine de qué iba a ir el trabajo.
Me hicieron esperar un buen rato en la antesala de un despacho. Hojee las revistas de construcción que había en una mesita, mire los cuadros de la pared, casi todos ellos de edificios y obras variadas y por fin salio un señor trajeado y me invito a pasar al despacho.
- Buenos días. Siéntese por favor. – me indico el señor del traje.
- Bien, viene usted del INEM, ¿sabe usted para lo que es el trabajo?
- Pues mas bien no. No han querido especificarme allí nada. – respondí.
- Yo se lo explico. Somos una empresa dedicada a la construcción. Hoy por hoy somos una de las mayores empresas constructoras de la zona y pensamos seguir creciendo y hacernos el mayor hueco posible en esta parte del país. Eso quiere decir que por supuesto buscamos el mejor personal posible, con ganas de trabajar y dar todo su potencial por el bien de la empresa. Así mismo, nosotros, la empresa cuidaremos de que nuestro personal este a gusto, tenga la mejor proyección laboral, así como el debido crecimiento profesional…

(¡Coño! A lo mejor me quieren estos de ejecutivo agresivo, pensaba para mí mientras escuchaba al tipo este)

… tenemos los mejores profesionales del mercado en nuestra nomina, además cada cierto tiempo hacemos cursos de formación para que nuestros empleados no queden fuera de juego y podamos ser mas competitivos….

(Joder. Esto en vez una empresa de construcción parece una multinacional. Eso o este me esta metiendo una bola como una catedral.)
- Ya, muy bien, pero… ¿El puesto de trabajo es…?
- A eso vamos ahora. ¿Tiene su currículo ahí?
- Pues no. No me informaron de que debía traer uno.
- Mal, mal, mal. Siempre se debe presentar uno. Es imprescindible para poder valorar sus aptitudes para el trabajo. Comprenda que buscamos siempre las personas apropiadas para el bienestar de la empresa…
- Si, si. Pero oiga ¿de qué va el trabajo? – le corte ya un poco cansado de tanta palabrería. Claro que así no iba a conseguir el puesto, pero es que…
- No sea usted impaciente hombre. Ahora mismo le explico. El puesto que le ofrecemos en nuestra organización es un puesto de verdadera importancia. Seguramente de una importancia vital y usted podrá ver que…
-¡Oiga! ¿Podría decirme cual es el puesto?- me tenia ya desesperadito el tipo este y encima yo que no soy muy paciente para esta cosas.
- Es usted un poco impaciente, aunque parece tener carácter, pero claro no se yo si usted… Bien vayamos al grano. Le estoy ofreciendo el puesto de vigilante de obra.
-¿Cómo? Perdón no le he entendido.
- Sí, hombre si. Vigilante de obra. Sólo tendrá que vigilar la obra por las noches, ya sabe dar vueltas y controlar que nadie se cuele y se pueda llevar el material. Algo muy importante ¿No cree? El sueldo de principio no será mucho pero en el futuro ya vera como le compensa.
- Hombre, yo esperaba otro puesto.
- Ya le explique que nuestra empresa esta en plena proyección. Este puesto es el inicio de una buena carrera dentro ella. Claro que usted tiene el handicap de la edad pero seguramente usted llegara con el tiempo a integrarse absolutamente dentro de esta gran familia. ¿Por cierto… supongo que estará usted en posesión de algún titulo? Me refiero a su nivel de estudios. Perdone pero como no presento usted su currículo…

¿Titulo? ¿Nivel de estudios? ¿Para vigilante de obra? A lo mejor es que necesito un master.

- Perdone… la cámara oculta… ¿Dónde esta? Esto es alguna broma de algún amiguete ¿Verdad? Seguro que de Jaume. Vamos fijo. Este cabrón me la quiere dar.
- ¿Cómo dice? Mire usted que esta es una empresa seria. Aquí somos muy formales. Por lo que veo usted no quiere trabajar.
- No, no, yo trabajar si quiero. Pero creo que no estoy capacitado para el puesto que usted me ofrece. Creo que es un puesto de mucha responsabilidad y necesitan ustedes una persona mas formada que yo. Yo… mire fírmeme el papel para poderlo entregar en el paro. Creo que no la persona adecuada para este puesto.
- Bien, bien, como usted quiera. Pero le advierto que así no llegara usted a ningún lado. Es más, le aviso que a su edad, dentro de nada se quedara sin opciones laborales. Aquí tiene, su papel. Buenos días.

Salí de la empresa con la impresión de que todo había sido una broma. Aunque si así esta el tema del trabajo, casi mejor que busco un huerto y me pongo a cultivar hortalizas. Por lo menos siempre me quedara el poderlas vender al borde de una carretera o en los mercadillos que se hacen por los pueblos. No se… no se…

2 comentarios:

Conejita blanca dijo...

Vaya vaya, creo que era imprescindible un master para ese puesto. Uno en como aguantar a uno que te da la vara para perder tu tiempo. Tanto secretismo para eso. Tu de todos modos ánimo! porque supongo que cosas así le dejan a uno algo extrañado.
Se me olvidó decirte que la chica detrás del espejo... he tenido que rehacer mi blog, me dió mucha pena borrar el poema que me mandaste. Espero verte por allí de nuevo, un beso...

fantasía dijo...

Cómo está el patio...
Hasta la vuelta, echaré en falta tus poemas.
Un besito energético para la próxima entrevista.